Pierden becerros y usan agua azufrosa por sequía en Coahuila

//

A 50 minutos de trayecto se encuentra el ejido San Miguel, partiendo de la cabecera municipal de Ramos Arizpe. Allá habitan cerca de 100 personas, entre niños, niñas, y adultos desde los 40 años y se han quedado sin reservas de agua.
Para administrarla mejor, decidieron que el ejido sería dividido en tres zonas para la gestión del recurso vital; cada zona recibe el suministro de agua durante ciertas horas, pero el uso de agua se suspende a las 19:00 horas y no reciben agua hasta el cuarto día.

Ángel Rivas, mejor conocido como Don Rivas, quien forma parte del Comité Ejidal en San Miguel, dijo que desde hace dos meses los vecinos de la comunidad se organizaron para traer agua desde un ojito que brota cerca de la presa Palo Blanco.

El agua que se logra recolectar llega hasta dos pilas que se encuentran sobre la carretera 57, a unos kilómetros de San Miguel.

Historia Anterior

Falta de agua desincentiva las inversiones en La Laguna

Siguiente

Arriban alrededor 200 migrantes a Piedras Negras en un solo día

Últimas de Coahuila