La leyenda del Espinazo del Diablo: la carretera de Durango a Mazatlán

///

Localizado en el kilómetro 168 de la carretera 40 Durango-Mazatlán, el Espinazo del Diablo no solo es uno de los sitios más populares en México, sino también uno de los más temidos por algunos viajeros.

Pese a que el tramo de carretera ofrece una espectacular vista de la Sierra Madre Occidental, con altitudes de hasta 2,400 metros sobre el nivel del mar, el Espinazo del Diablo ha sido mayormente señalado por las historias que lo envuelven.

Según cuenta la leyenda, cuando Dios mando a Lucifer fuera del cielo, éste terminó situándose en dicho territorio, tomando forma de la cresta escarpada de la Sierra Madre.

A raíz de lo anterior, es que se asegura que el diablo habita en esas tierras, y que de vez en cuando se aparece frente a los ojos de aquellos conductores qué transitan por ahí.

Esta historia también ha sido utilizada como justificación para los múltiples accidentes que suelen ocurrir en el espinazo, afirmando que es lucifer quien los provoca, ya que busca cobrar venganza ante Dios.

Diferentes testimonios han señalado presenciar eventos paranormales en la región, e incluso hay otros que sostienen haber visto al diablo o su silueta entre la neblina.

Por otro lado, existe otro grupo de escépticos que apuntan que solo se trata de un efecto natural, pues debido a su ubicación, el lugar cuenta con numerosas curvas que podrían ser la causa de tantos accidentes.

Sin embargo, esta vía se mantiene siendo una de las más transitadas en el país, especialmente por los motociclistas y turistas, quienes sin importar todo lo que se dice, disfrutan de pasar por el espinazo y sacar unas buenas fotografías de los paisajes a su alrededor.

Historia Anterior

En unos meses dará inicio la Feria de Monclova 2022

Siguiente

Se viraliza abuelita que robó queso y pollo en Torreón

Últimas de Durango